viernes, 9 de enero de 2009

El director Steven Spielberg no consiguió el permiso para firmar dentro de Auschwitz, así que las escenas del campo de exterminio fueron rodadas justo al lado, en un escenario construido como una copia exacta del emplazamiento real.

La persona que pone las flores sobre las piedras en los créditos finales es Liam Neeson y no Spielberg como la gente cree.

Martin Scorsese no quiso dirigir la película en los años 80, porque pensaba que siendo judío no podría hacer una buena película.

Para el papel de Oscar Schindler se pensó en los actores Kevin Costner y Tom Hanks, aunque finalmente fue Liam Nielson el que lo encarnó, cautivando a Spielberg por su forma de actuar.

El actor Ralph Fiennes, que saltó a la fama con este film, engordó 15 kilos para encarnar al sanguinario Amon Goetz, jefe del Sonderkommando de Austchwitz.

Al final de la película, se ve un plano de la tumba de Schindler, en el Cementerio de los Hombres Justos (Jerusalén). Sobre la misma, siguiendo una costumbre judía, varias personas van apareciendo en pantalla y dejando una piedra como señal de agradecimiento eterno. Dichas personas son los verdaderos judíos a los que Oskar Schindler salvó la vida y algunos descendientes de los que ya han fallecido, que acuden a honrar a su benefactor acompañados de los actores que les interpretan en el film.

Tagged: ,

0 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...