lunes, 21 de diciembre de 2009

Una entidad financiera se negó otorgarle un préstamo a un hombre ruso, porque al percatarse de la firma se dieron cuenta que el sujeto había dibujado una carita feliz, en lugar de su firma original.

El se negó a otorgarle un crédito a Vladimir Kirlov de 34 años cuando vieron que en su documentación oficial el hombre firmaba con una carita sonriente.

"No me hicieron ningún problema ni en mi documento ni en el pasaporte. No veo por qué el banco no me lo acepta", protestó Vladimir. Sin embargo, Oleg Pavlovich, vocero del banco sostuvo que "una carita sonriente no es una firma".

Tagged:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...