sábado, 21 de julio de 2012

Hace 42 años el estadounidense Bob Russell sufrió el robo de su preciado Austin Healey de 1967. Por años estuvo buscándolo, con la esperanza de encontrarlo intacto. Pero lo esfuerzos fueron infructuosos.

Un día, le recomendaron buscar en las páginas de ventas por Internet, y es así que dio con su preciado vehículo. Increíblemente, su antigua propiedad estaba siendo puesta en subasta en eBay.

Inmediatamente se contactó con la persona que vendía su vehículo. Pero encontró un nuevo escollo: este sujeto quería que le abone 24 mil dólares para hacerse con su propio automóvil.

Russell exigió por la vía legal que le devolviera su posesión, legítimamente adquirida en su momento. Es así que llegó a un acuerdo con la persona que subastaba su automóvil, para que solo pague los costos de transporte, que ascienden a 1.400 dólares.

Tagged:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...