martes, 6 de agosto de 2013

La incapacidad física y psicológica para la vida sexual y la procreación es uno de esos dramas poco conocidos resultantes de las guerras. Cientos de sobrevivientes de la Primera Guerra Mundial  lo sufrieron. De vuelta a casa se toparon con la frustrante situación de no poder satisfacer a sus esposas y en muchos casos no pudieron tener más hijos.

Fue una doctora británica, Helena Wright, pionera en educación y terapia sexual, quien al reparar en esta situación, propuso una secreta y controvertida solución: buscar un hombre dispuesto a cumplir con la solidaria misión de ayudar a muchas de estas mujeres a ser madres, nuevamente o por primera vez,  y fortalecer así sus matrimonios.

El elegido fue un joven de 20 años llamado Derek, al que la doctora conoció a través de su esposa, Suzanne.  Las mujeres que requerían de su servicio se ponían en contacto con Wright, quien les concertaba una cita con el joven a cambio de 10 libras y la promesa de guardar silencio.

Las citas se concertaban tomando en cuenta las fechas propicias para la concepción de cada mujer y estos encuentros rara vez se repetían. De ese modo se mantenía el espíritu de servicio a favor del matrimonio.

El portal web del Dayli Mail, contó que para cada servicio, Derek se vestía con traje oscuro, camisa blanca, pajarita de lunares y sombrero. “Los buenos modales, su sonrisa y entusiasmo hacían el resto”, contó el periodista Paul Spicer en la publicación.

El joven llegó a visitar a unas 500 mujeres durante aproximádamente 20 años,  y cada vez que un hijo suyo llegaba al mundo, la doctora Wright le informaba a través de un telegrama.

Entre 1917 y 1950 Derek fue padre de 496 niños. Tres de ellos de su propio matrimonio y otros dos con otra mujer cercana a su familia. También tuvo 4 hijos en Malaya, Singapur. El resto fueron concebidos como parte de su abnegada labor.

Tagged:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...